Recomendaciones de la EFNS/MDS sobre manejo terapéutico en la Enfermedad de Parkinson

Titulo original de la guía

Sumary of the recomendations of the EFNS/MDS_ES review on therapueutics managment of Parkinson´s disease

Fecha publicación

Enero, 2013

Autor de la síntesis de la guía clínica

Eva López valdés

Organización que ha desarrollado o creado la guía

European Federation of Neurological Societies and Movement Disorders Society

Conclusiones fundamentales de la guía

Las opciones para iniciar el tratamiento incluyen:

En el Parkinson de inicio la elección del tratamiento depende fundamentalmente del impacto en la calidad de vida de los síntomas motores y la edad.

1. Inhibidores de la MAO-B (nivel A):  ( selegilina y rasagilina) aunque su efecto sintomático es menor que la levodopa y probablemente los agonistas dopaminérgicos, presentan una fácil administración
En pacientes con un grado de severidad de la enfermedad ligero, podría recomendarse el tratamiento con un inhibidor de la MAO de inicio .

2. Amantadina/anticolinérgicos (nivel B):
su uso está restringido prácticamente pacientes jóvenes. En general, no se prescriben de forma rutinaria amantadina o anticolinérgicos en pacientes con EP de inicio

3. Levodopa (nivel A): es el tratamiento farmacológico sintomático más efectivo para la EP. El uso precoz de la levodopa se recomienda en la gente mayor. No existe beneficio de iniciar el tratamiento con levodopa junto con un inhibidor de la COMT en pacientes con EP de inicio (nivel A). El empleo precoz de formulaciones de levodopa de liberación retardada no es efectivo en la prevención de las complicaciones motoras (nivel A).

4. Agonistas dopaminérgicos: pramipexol, ropinirol y rotigotina son efectivos en monoterapia en la EP de inicio, Son recomendados como tratamiento inicial en los pacientes jóvenes. Los derivados ergóticos no son recomendados en primera línea por el riesgo de reacciones fibrosas.

 

En el Parkinson con complicaciones motoras se recomienda:

En el deterioro fin de dosis ajustas las dosis de levodopa aumentadna la frecuencia de las dosis. Añadir un ICOMT o un IMAO-B. Añadir un agonista dopaminérgico. En los paciente jóvenes se puede añadir un anticolinérgico o amantadine

En las fluctuaciones motoras severas hay que valorar estimulación cerebral profunda, perfusión intraduodenal de levodopa o perfusión subcutánea de apomorfina

Para los ON-OFF impredecibles la estimulación cerebral profunda es efectiva.
Para los fenómenos de congelación ( Freezing ) si son en OFF se utilizan las mismas estrategias que para el deterioro fin de dosis. Para el freezing en ON no hay tratamiento efectivo.

En el caso de discinesias se recomienda reducir las dosis de levodopa y si hay empeoramiento motor incrementar el numero de dosis. También se puede reducir los IMAO-B o los ICOMT. La Amantadina  es otra opción. En casos severos se recomienda la estimulación cerebral profunda.

 

Las fundamentales recomendaciones para el tratamiento de los síntomas no motores incluyen:

Para la demencia asociada el uso de Rivastigmina.

Para la Psicosis reducir la polifarmacia (anticolinérgicos, antidepresivos y ansiolíticos). Reducir el tratamiento antiparkinsoniano (en orden: anticolinérgicos, amantadina, agonistas dopaminérgicos, IMAO-B e ICOMT y por ultimo reducir la levodopa. Añadir neurolépticos atípicos ( clozapina y probablemente quetiapina).

Puntuación

0
Su voto: Nada

Esta guía ha tenido: 9266 lecturas